Timpanoplastia: ¿cómo se opera?

La timpanoplastia es un procedimiento quirúrgico que consiste a limpiar la cavidad de la oreja mediana, reparar la membrana timpánica cuando se encuentra perforada y, si fuera necesario y fuera posible, reconstruir la cadena de huesecillos (ossiculoplàstia).

CONSULTA TODOS LOS DETALLES EN EL MEU QUIRÒFAN

La timpanoplastia es un procedimiento quirúrgico que tiene el objetivo de limpiar las cavidades de la oreja, reparar la membrana timpánica y, si fuera necesario, reconstruir la cadena de huesecillos. Esta cirugía se realiza en pacientes con infecciones de la oreja de larga duración (otitis mediana crónica).

¿Qué son el tímpano y la oreja mediana?

La anatomía de la oreja se puede dividir en tres partes:

  • Oreja externa. Formada por el pabellón auricular y el conducto auditivo externo.
  • Oreja mediana. Formada por la membrana timpánica y la cadena de huesecillos (martillo, yunque y estribo).La membrana timpánica o tímpano separa esta cavidad del conducto auditivo externo y es muy importante para la conducción del sonido y para la protección de las estructuras internas.
  • Oreja interna. Formada por la cóclea o caracol.
  • Mastoides. Es un hueso que contiene cavidades o celdas llenas de aire y que se encuentra por detrás de la oreja. Este hueso conecta con la oreja mediana y es esencial para la ventilación y limpieza del sistema auditivo.

Además, es importante conocer que el nervio facial transcurre por la oreja mediana y el hueso mastoides, y que este es el responsable de movilizar la musculatura de la cara.

Imagen
anatomia oido
Imagen
huesecillos oido

Después de valorar riesgos y beneficios, el otorrinolaringólogo le explicará, de forma individualizada, las diferentes opciones de tratamiento y qué es la que mejor se adecua a su caso. También tendrá la oportunidad de resolver las dudas que pueda tener.

¿Qué es una timpanoplastia?

La timpanoplastia es un procedimiento quirúrgico que consiste a limpiar la cavidad de la oreja mediana, reparar la membrana timpánica cuando se encuentra perforada y, si fuera necesario y fuera posible, reconstruir la cadena de huesecillos (ossiculoplàstia).

La timpanoplastia se realiza para tratar el origen de infecciones crónicas del oído que producen supuracions recurrentes y problemas de audición. La otitis mediana crónica puede ser causada por:

Una infección con mal funcionamiento de la ventilación del oído

Un colesteatoma, que es tumor benigno de crecimiento lento formado por células de la piel. Con la cirugía queremos restaurar la correcta ventilación del oído y/o extraer el colesteatoma de la oreja mediana

¿Qué tipos de timpanoplastia existen?

Existen diferentes tipos de timpanoplastia en función de las partes del oído afectado. Hasta el día de la cirugía no sabemos qué tipo de timpanoplastia se realizará, puesto que es solo entonces que podemos valorar como están afectados los huesecillos.

  • Tipo I: solo se repara el tímpano o membrana timpánica. Cadena de huesecillos completa sin alteraciones. Reparación de la membrana del tímpano.
Imagen
timpanoplastia
  • Tipo II: yunque afectado. Se coloca una prótesis entre el martillo y el estribo.
  • Tipo III: yunque y martillo afectados. Se conectan el tímpano y el estribo.
  • Tipo IV y V: toda la cadena de huesecillos se encuentra muy desgastada o ausente. Se coloca una prótesis que sustituye toda la cadena.

¿Qué es una mastoidectomia?

La mastoidectomia es una intervención quirúrgica que consiste a extirpar una parte de las celdas del hueso mastoides. Se realiza cuando la infección crónica y/o el colesteatoma se han extendido hasta la mastoides, y las celdas, que tendrían que estar llenas de aire, se llenan de secreciones. El cirujano le indicará en la visita preoperatoria si en su caso está planeado también hacer una mastoidectomia. Aun así, en algunos pacientes no se podrá saber si se realizará este procedimiento hasta que se valore la extensión de la enfermedad durante la timpanoplastia.

Imagen
incision timpanoplastia

¿Cuáles son los tipos de abordajes quirúrgicos?

La timpanoplastia se realiza habitualmente a través del conducto auditivo externo con un endoscopio (un tubo delgado y corto con una cámara al extremo) y a veces con un microscopio, sin la necesidad de realizar incisiones.

Imagen
abordaje endoscopico

En el supuesto de que se tenga que hacer una mastoidectomia, se realizará una incisión retroauricular (por detrás la oreja) y se hará el procedimiento con el microscopio. La cicatriz posterior quedará escondida por los cabellos y por el mismo pabellón auricular.

Imagen
abordaje retroauricular

Además, en muchos casos, se necesitará tejido de otra parte de la oreja del paciente (normalmente cartílago del tragus, pero también puede ser fascia o músculo) para reconstruir el tímpano y/o la cadena de huesecillos. En este caso, se hará una pequeña incisión por la cara interior del tragus, y se cerrará con dos o tres puntos.

 

Imagen
abordaje targus

¿Afectará a mi audición?

El objetivo de la cirugía es limpiar las cavidades del oído y a menudo es necesario retirar los huesecillos que se encuentren desgastados a consecuencia de la infección crónica. Si el cirujano se encuentra en esta situación, valorará si es posible reconstruir la cadena de huesecillos con una prótesis artificial en la misma cirugía o posteriormente, en un segundo acto quirúrgico. Por lo tanto, en función del nivel de audición previo a la cirugía, de la afectación de la cadena ossicular y de si se ha podido realizar o no una reconstrucción, la audición podrá mejorar o empeorar ligeramente. En cualquier caso, hasta las doce semanas después de la cirugía, que es cuando la oreja ya ha cicatrizado por dentro, no se puede valorar el nivel de audición definitivo.

Subscriu-te als nostres butlletins

Selecciona el butlletí que vols rebre: